domingo, 22 de agosto de 2010

IRMA RODRIGUEZ RIVERA

IRMA Y RAMITO "LAS CADENAS 1800"
 
Antonio Muñoz Loiz (Bongó), Irma Rodríguez (Vda. Ramito), Carlos Rosado (Guiro), Nanín Aponte (Guitarra), Olguita Morales (Trovadora y sobrina de Ramito)

IRMA RODRIGUEZ RIVERA - Biografía

LA JIBARA DE SALINAS

Sus padres fueron Don Alberto Rodríguez “Berto” y Doña Carmen Rivera “Carmela”. Fue la sexta hija de este querido matrimonio del Barrio La Plena de Salinas, Puerto Rico.
Irma Rodríguez Rivera y
Don Berto
1968
Nació el 15 de enero de 19¿?. Su pelo rubio, tez blanca y hermosos ojos azules fueron su mayor distintivo.

Fue una alumna autodidacta en la música. Comenzó a cantar a los cinco (5) años en el seno de su hogar. Escribía y recitaba versos tiernos a los 8 años; aunque eran cortos tenían gran sentido afectivo.

Una anécdota que recuerda con emoción es que a los 11 años veía a Ramito en el Programa Tribuna del Arte y con mucha inocencia decía que ese era su novio. Don Berto le regaló en esa Navidad un disco de Ramito. Aunque era su regalo, la familia unida disfrutó de ese LP en un tocadiscos que tenía una manigueta a la cual había que darle vueltas manualmente para que funcionara. Todos estaban muy felices.

Continuó con sus participaciones musicales en la escuela y en actividades privadas. Así educó su voz, aprendió a tocar la guitarra y el arte de improvisar.

Su preparación académica desde sus grados primarios hasta Cuarto Año la hizo en las escuelas públicas de Salinas, Puerto Rico. Se graduó de Ciencias Secretariales en Tersy Business College de Ponce. Obtuvo el título en Ciencias Mortuorias en la Escuela Miguel Such de Río Piedras, Puerto Rico. Fue una estudiante con excelentes calificaciones.

Acompañada de tríos obtuvo reconocimientos como cantante de boleros, escritora, trovadora e improvisadora.

Su fama trascendió y consiguió contratos para cantar en las estaciones de radio de Salinas, Guayama, Ponce, Coamo, Hotel Meliá de Ponce, Restaurant El Roble de Salinas y en muchos otros espectáculos.

Todas las personas que la conocían admiraban su belleza e inteligencia. Conquistó el título de Miss Salinas en el concurso de 1961.

Ejerció el puesto de Secretaria en el Departamento del Trabajo de Guayama en su trayectoria como ciudadana. Estaba a cargo de un grupo de 10 técnicos. Desempeño el cargo de Supervisora de Actividades en el Centro de Envejecientes del Municipio de Salinas. Allí conoció durante su infancia a Carlos Rodríguez Mateo, quien es el Alcalde de Salinas actualmente.

Muy cerca de su hogar existía un lugar con el nombre de “La Gallera” en el cual presentaban espectáculos con artistas famosos. Irma insistió con el dueño para que contratase a Ramito y ella poder disfrutar del arte de su ídolo. Debido a que Ramito vivía en Estados Unidos era muy difícil localizarlo. Recuerda que no pudo asistir a su primera presentación en “La Gallera” porque tenía una auditoría federal en su trabajo. Como era una profesional responsable antepuso sus deseos de ver a Ramito y cumplió con su responsabilidad laboral. El dueño de “La Gallera” la recriminó por esa acción, pero ella tenía la satisfacción del deber cumplido.

La segunda ocasión en la cual Ramito se presentó en “La Gallera” tenía su participación programada para la 1:00 PM. Irma acompañada por su familia llegó a las 10:00 AM porque quería ubicarse en las primeras filas.

Ese día marcó un gran cambio en su vida. Los fanáticos le gritaban a Ramito con mucha insistencia: “En el público hay una jíbara que canta”. Ramito desde la tarima le lanzó un reto en décima para que subiera a improvisar con él. Ella recuerda que todo su cuerpo temblaba de arriba abajo y sentía sus piernas como “gelatina”. El quedó impresionado de forma favorable por la hermosura e intelecto de Irma y desde ese día la visitó en su hogar del Barrio La Plena diariamente.

Ramito e Irma Rodríguez Rivera
Ramito era muy versado y hábil en el arte de la improvisación. Exigía la perfección en todas sus décimas, improvisaciones y composiciones. Durante ese tiempo Irma consiguió incrementar sus conocimientos sobre la métrica decimal, la rima y la retórica en la décima espinela. Orientada por el gran maestro y el famoso hombre que desde su tierna edad era su ídolo, Irma perfeccionó su talento innato. Durante un año unieron su arte en muchos espectáculos artísticos. 

Surgió y creció el amor. Muy enamorados contrajeron matrimonio el 14 de octubre de 1978 en Caguas, Puerto Rico.
Ramito e Irma Rodríguez
Irma distinguió el arte de la mujer trovadora puertorriqueña a través de Latinoamérica y en muchos estados de la Nación Americana. Cantó en el “Madison Square Garden” y en el “Carnegie Hall”. Sus presentaciones artísticas eran sumamente concurridas. Hizo giras artísticas a Ecuador; República Dominicana; Los Ángeles, California; Indiana; New Jersey; New York; Hartford, Connecticut; Chicago; Boston, Massachusetts; Hawaii, etc.

Fue Madrina de los desfiles puertorriqueños de Boston, Chicago, Hartford, Connecticut e Indiana. Recuerda que en el desfile de Holyoke, Boston el Gran Mariscal fue Ramito y Velda González fue la Ayudante del Gran Mariscal. Allí conoció al Lic. Michael Dukakis, candidato a presidente de los Estados Unidos.

Compartió con muchas trovadoras exitosas de la música típica puertorriqueña. Algunas fueron: Priscila Flores “La Alondra de San Lorenzo”, Ernestina Reyes, “La Calandria”, Luz Celenia Tirado “La Dama de la Décima”, Matilde Narváez “La Jíbara de Toa Alta”, Nereida Maldonado “La Jibarita de Salón”, Rosita Febus “La Vaquerita”, María Isabel “La Chavelita”, Gloria Margarita “La Caperucita” y Magdalena Rivera “La Muñequita”.

Victoria Sanabria, Yezenia Cruz, Olguita Morales y Marilyn “El Angel que Canta” son algunas trovadores a las cuales distingue como excelentes intérpretes de la cosecha moderna en el arte criollo.

Irma también coincidió en espectáculos artísticos con personas de la farándula muy queridos por el público. Algunos fueron: Luis Antonio Rivera “Yoyo Boing”, Elín Ortiz, Charityn Goyco, Velda González, y muchos otros.

Colaboró junto a Ramito en la formación artística inicial de “Eligio “Prodigio” Claudio” y Mariano Jurado “Juradito”.

Compartió en tarima con distinguidos artistas amantes de la trova. Supo unirse en el arte y en buena amistad con todos. Ejemplo de algunas amistades que Irma distingue en esa cosecha son: Joaquín Mouliert “El Pitirre de Fajardo”, Luis Miranda “El Pico de Oro”, Juan Acevedo Carrión, Manuel Quintero Maldonado “Nieves Quintero”, Jesús Sánchez “Chuito el de Bayamón”, “ Angel Luis García “El Profesor que Canta”, Luisito Vigoreaux, Odilio González “El Jibarito de Lares”, José Miguel Class “El Gallito de Manatí”, Hermes “Tony” Croatto y Ocatavio Ramos “Tavín Pumarejo” y José Ortiz, entre otros.

El 21 de noviembre de 1981 dictó una conferencia sobre la décima puertorriqueña en la Universidad de Honolulú de Hawaii. Ese reconocimiento lo exhibe en un lugar de privilegio en su residencia.

Formó parte de un trío de féminas con las hermanas Colon Zayas. El grupo se disolvió debido a los múltiples compromisos en el exterior que Irma debía cumplir.

Escribió temas exitosos para Danny Rivera, Ismael Miranda y Sophy. Además escribía temas para Ramito, Moralito y Luisito. Un éxito muy reconocido es la canción “Honra y Cultura”.

Acompañó a Ramito junto con sus hermanos Moralito y Luisito en exitosas presentaciones personales. 

Irma Rodríguez junto a Ramito y Luisito
1985
Durante su triunfante carrera artística grabó dos producciones musicales.

Debido al estrago sentimental causado por la trágica muerte de su amado esposo Ramito, se retiró de la música, pero escribía sus sentimientos en canciones. Esos temas contenían mensajes melancólicos y desoladores porque sentía su alma vacía. Asistió a retiros espirituales e hizo acopio de su fe cristiana para superar de forma sutil esa etapa lamentable en su vida.

Comenzó a dar clases de guitarra gratuitamente en la marquesina de su residencia del Barrio La Plena en Salinas. Como en todas sus ejecutorias, se entregó de lleno a ese proyecto. Logró desarrollar las destrezas y técnicas para tocar guitarra en muchos niños y jóvenes; aunque los recuerdos del episodio traumatizante no le permitían cantar décimas o música típica. También cuidaba con esmero a su padre y hermanos que presentaban alguna condición de salud. Además, ofreció su residencia a tres (3) niñas en calidad de Hogar Sustituto del Departamento de la Familia.

Participa en Rosarios Cantados de vecinos y personas muy queridas. Los Rosarios Cantados son una tradición religiosa de la cultura puertorriqueña que está un poco relegada en los tiempos modernos. Irma los conduce de forma estupenda y majestuosa. Hizo acopio de sus convicciones cristianas, evolucionó como artista. Eliminó todas las canciones escritas con mensajes tristes o quejumbrosos y comenzó a redactar temas dedicados a Dios, a la naturaleza y al amor.

El 21 de agosto de 2010 el Sr. Luis Vigoreaux, Hijo le brindó la oportunidad de presentarse en el programa Así Canta Puerto Rico para el Canal 6. Interpretó dos temas de su autoría. Tuvo la gran satisfacción de estar acompañada de la trovadora, sobrina de Ramito e hija de Luis Morales Ramos, Olguita Morales “La Pelirroja de la Trova” (http://www.lapelirrojadelatrova.blogspot.com/).  El programa fue transmitido el lunes 23 de agosto. Recibió muchos mensajes de halago de amigos y familiares. Otros seguidores de la música típica que no la conocían personalmente llegaron hasta su residencia desde Ponce, San Lorenzo y Guaynabo para felicitarla por su excelente participación.

Este evento la hizo sentír muy feliz y renovada. La fortaleció emocionalmente y despertó en ella deseos de regresar a la tarima para hacer lo que más le gusta; “cantar para su público”. Irma considera que conservar su voz es un privilegio y poder compartir su arte musical es un don divino. Esas son las razones principales por las cuales aceptará contratos de forma limitada. También espera poder grabar otra producción musical con sus temas inéditos.

El prestigioso Colegio de Ingenieros y Agrimensores de Puerto Rico le rindió un elegante homenaje durante el 11no. Certamen de Décimas. Los Ing. Israel Otero y Javier Ramos la sorprendieron y la hicieron sentir muy halagada por el distintivo concedido. Doña Irma recibió el mismo con la humildad que la caracteriza. Nos dijo que: “He recibido muchas distinciones durante mi trayectoria artística, pero el ofrecido por este selecto grupo de profesionales, conocedores de la décima ha dejado en mi memoria huellas indelebles. Me hicieron sentir muy feliz y realizada en todos los aspectos de mi vida. Aún sonrío con esta vivencia.”

Ing. Israel Otero, Irma Rodríguez, Ing. Javier Ramos
Homenaje Colegio de Ingenieros y Agrimensores de Puerto Rico
Diciembre 2010

Actualmente participa en obras benéficas y en eventos musicales por contrato. Se distingue por su profesionalismo y ofrece lo mejor de sí misma con el gran caudal acumulado a través de su trayectoria artística.
Irma Rodríguez Rivera
Salinas 2011

Esta digna mujer llevó la trova boricua a muchos lugares a través del mundo; exhibió con honor su arte de mujer trovadora puertorriqueña; honra el nombre de su amado pueblo, Salinas; tiene vastos conocimientos sobre la décima espinela; ejecuta de forma excelente la improvisación decimal; es una gran autora, guitarrista, cantante y mantiene un alto nivel filantrópico. Se destaca por poseer un gran cúmulo de atributos personales como son: la humildad, afectividad, caridad, sinceridad, desprendida, generosa, tenaz, honesta, bondadosa y benevolente. La belleza interna y externa está reflejada en sus hermosos ojos azules.

Irma Rodríguez Rivera es un cimiento fuerte de nuestra cultura puertorriqueña.
Irma Rodríguez Rivera
2010
¡Gracias, Irma por tu valiosa aportación a nuestra trova borincana y por ser ejemplo de virtudes para los jóvenes de nuestra hermosa isla de Puerto Rico!

Por: Iris Morales Pizarro (moralesi@prtc.net)
FECHA: 5 de diciembre de 2010

APROBADO: Irma Rodríguez Rivera (lajibaradesalinas@yahoo.com)

ANECDOTAS IRMA RODRIGUEZ RIVERA

ANÉCDOTA 1
Durante uno de sus viajes a Hawaii se acercó un americano saludándola… Aloha, Aloha… y le preguntó… ¿Usted acordarse de mí?

Irma le contestó que no.

El dijo: Yo ser el portero del Teatro Puerto Rico del Bronx y yo admirar mucho a usted y Ramito.

Irma dijo: Claro que sí. Ahora lo recuerdo. Muchas gracias.

El hombre dijo: Yo recordarme de usted y su esposo porque usted tener el mismo traje de esta noche y Ramito también.

Como toda mujer que le señalan el uso de un mismo Irma quedó sin color en el rostro y pensó “Trágame tierra”. Se preguntó a si misma ¿Si estaban usando el mismo traje? Cuando se percató que sus trajes eran los que usaban para cantar música típica. Reaccionó y con mucha candidez comenzó a explicarle sobre el uso del vestuario, los accesorios y lo que representaban para los trovadores. Aún se ríe con esta anécdota.

ANÉCDOTA 2
También le sucedió en un viaje a Hawaii. La llevaban a pasear junto a Ramito en una limosina.

Irma le dijo a Ramito: “Jmm, vamos a ver a donde nos lleva este muchachito que tiene carita de nene y no sabemos hablar su idioma.”

El joven bajó el cristal y le contestó: “No se apure, señora. Yo no soy un nene. Soy mayor de edad, hablo español y como usted soy boricua de Trastalleres en Santurce. No tenga miedo que va a pasarla muy bien.”

Doña Irma dijo otra vez… “Trágame tierra”.

ANÉCDOTA 3
Iris Morales terminaba con mucho entusiasmo la biografía de Doña Irma y mientras se la leía en alta voz Irma se dio cuenta que la descripción “de sus hermosos ojos verde”.

Irma dijo con mucha candidez: “Oye Iris, se oye bien… Tu sabes que yo no soy presumida pero, eso de los ojos verdes como que no es conmigo. Dime la verdad… ¿Tú me ves mis ojos verdes? Mírame bien. Porque realmente los tengo azules desde siempre, resaltan por el azul, estoy orgullosa de tenerlos y de las cosas bonitas que he visto con ellos.”

Comenzaron a reírse e Iris corrigió la biografía, destacando los hermosos ojos azules que Irma tiene.
ANÉCDOTA 4
Irma e Iris estaban mirando la grabación del Programa Así Canta Puerto Rico en la cual Irma participó.

Cuando Irma escuchó decir a Luisito Vigoreaux que Olguita era su hija, en lugar de anunciar que era sobrina de ramito se emocionó tanto que le decía al televisor… Gracias, Luisito por regalarme esa hija tan linda. Estoy orgullosa de que me la des como hija. Gracias Luisito.

Por: Iris Morales Pizarro
11 de noviembre de 2010


Irma Rodríguez Rivera
La Jíbara de Salinas
SEMBLANZA

El día 15 de enero de 1942 nació una niña, hia de Doña Carmela Rivera y Don Berto Rodríguez, la cual decidieron llamar Irma, quizás nunca imaginaron los triunfos qu esa pequeña obtendría para el mundo.

Desde la edad de 7 años comenzó a cantar, a los 12 años cantaba baladas con el trío Las Tres Palmeras , poco a poco fue desarrollando más su habilidad para el canto, y era la fanática número uno del "Cantor de la Montaña", Flor Morales "Ramito", admiraba su voz y sus canciones tan contagiosas, a tal punto que comenzó en la emisora Radio Hoy de Salinas a los 19 años dando parrandas con las canciones de Ramito, tanto gustó que la emisora de Guayama la contrató para deleitar a la audiencia con sus canciones.

En el año 1978 algo inesperado ocurrió en el Barrio La Plena, en la Terraza Galarza se presentaba Ramito, el cual cantando le hizo una invitación a ella de subir a la tarima, ella cantó e impresionó tanto a Ramito que desde ese día sus vidas quedaron unidas, ya que además de hacer presentaciones juntos, Ramito visitaba La Plena todos los días para verla, hasta el 14 de octubre de 1978 Doña Irma Rodríguez y Don Flor Morales unieron sus vidas ante Dios. Comenzaron a hacer presentaciones juntos. Doña Irma visitó muchos lugares junto a Ramito entre ellos Hartford, Connecticut, Hawaii, New Jersy, Chicago e Indiana.

Cantaron en el Madison Square Garden, en el Carnegie Hall, en Los Angeles California, República Dominicana y Ecuador. Fueron los padrinos de varios desfiles puertorriqueños en Estados Unidos, entre ellos en Rhode Island, Lowell Massachussets y Chicago.

Además de recorrer todo el continente americano, se presentaron en varios programas de televisión, en los Canales 2, 11 y 7. Cantaron junto a Gilberto Monroig, Lucesita Benítez, Luis Morales, Doña Irma fue impresionando máa al público por su gran talento y no solo cantaba si no que le llegó a escribir temas a Ramtio y le hacía los arreglos a canciones escritas por él, ejemplo de ello es la canción "Canta la Música Tuya". Recibió varios premios y galardones que al día de hoy los consrva.
Junto a Ramito grabó tres discos y tiene dos como solista.
Todo ese arte, ese talento, se encuentran en el interior de una persona especial, inteligente, humanitaria, amorosa, una persona que aún hoy sigue componiendo canciones inspiradas en su diario vivir, una persona cristiana, luchadora, que no se detiene ante las vicisitudes de la vida. Doña Irma Rodríguez quien supo en un momento de su vida alejarse de su carrera por cuidar de sus hermanas y su padre porque se encontraban enfermos. Todavía hoy Irma le enseña a tocar guitarra a niños de su comunidad, ofrece rosarios a quien lo necesite, y lo más hermoso cuida de dos niñas en su hogar, como sus hijas. Personas como usted merecen lo mejor del mundo y la bendición de Dios. No hay palabras para reconocer la calidad de persona qe es usted. Le damos gramcias a Dios por darnos laoportunidad de haberla conocido y hoy 19 de agosto de 2007 le
rendmos este merecido homenaje.
Siga adelante y que Dios la bendiga.
POR: Autor Desconocido

miércoles, 3 de marzo de 2010

CASILDO MORALES RAMOS

Era el hijo mayor del matrimonio Morales Ramos. Nació en el Barrio Bairoa de Caguas, Puerto Rico. Su nombre era Casildo y lo apodaban Casito.

Estudió en la Escuela Bairoa de Caguas, Puerto Rico. Su preparación escolar fue 3er. Grado, igual que muchos estudiantes de esa época.Su primera esposa fue Manuela Serrano de la cual enviudó. Procrearon 9 hijos. Sus nombres son: Juan Edwin (Tito, Pecho de Bronze), Salvadora, Marta, Héctor Manuel, Pedro Luis (Perola), Luz María (Lucy), Carmen María, José Ernesto y Alfredo (Efre).

Durante el novenario tradicional de Doña Manuela, Cupido lo flechó, enamorándose de Carmen Herrera. Esta relación no fue duradera ni procreó sucesores.

Tuvo otros hijos de los cuales recordamos a Higinio Morales Pereira (QPD) y su hermana Juana.

Su último matrimonio fue con Victoria Guzmán. Durante ese vínculo nacieron cuatro (4) hijos. Sus nombres son Roberto, Rafael (QPD), David y Yolanda.

Como dato curioso, de los hermanos Morales Ramos, tuvo la cantidad mayor de hijos e hijas que cantaban música típica. Algunos de ellos fueron Higinio, Juan (Tito), Salvadora, Marta, Lucy y Yolanda. Estos cantaban en actividades privadas, pero tenían limitaciones geográficas.

Nos relató su hijo Héctor Manuel que "Casito, durante su juventud trabajo como cortador de caña y en la agricultura. Luego se desarrolló en la industria de la construcción. Alcanzó el puesto de Maestro de Obra. Aprendió a leer planos. Las mujeres lo consideraban sumamente seductor cuando usaba el capacete o cantaba. Recuerda que cantaba en “Promesas a la Virgen del Carmen”, tradición que durante esa época estaba muy arraigada en la cultura puertorriqueña. También fue Artesano. Tenía en la parte inferior de su casa su taller privado. Allí hacía instrumentos para ejecutar la música típica puertorriqueña. Hizo hermosos Cuatros, Maracas y Güiros. Decoró con gran esmero los primeros machetes que utilizaron en su atuendo jíbaro sus hermanos Ramito, Moralito y Luisito".

Gladys, su cuñada lo recuerda por su naturaleza caritativa. Nos comentó que "Casito era muy respetuoso, buen hijo, con un carácter fuerte, pero muy humanitario. Ayudaba a todo aquel que podía, especialmente en las construcciones nuevas o en las mejoras a los hogares humildes. Fue un hijo sumamente responsable con su madre. Era puntual en sus visitas dominicales y le proporcionaba alimentos junto con su esposa Manuela".

Su hijo Efre, lo recuerda como un hombre bien trabajador. Dijo que: “Se distinguía porque era sumamente autoritario y estricto en todas las fases de su vida. Hablaba con tono enérgico, pero si se daba algún palito de ron cañita, su voz era mucho más potente. Fue buen proveedor y se ocupó que todos sus hijos tuviésemos la mejor calidad de vida. Nuestra casa se llenaba de alegría cuando nos reuníamos toda la familia para escuchar la música típica en un radio muy antiguo. Le gustaba mucho bailar. Lo hacía con mucha elegancia y soltura. Todos los años hacía un festejo en su casa que era muy concurrido. Era una promesa a los Santos Reyes. Invitaba a los doctores que lo atendían, enfermeras, familiares y amigos como agradecimiento. Cantaba aguinaldos durante ese agasajo y en las parrandas tradicionales. Exhibía con orgullo su estilo personal y jamás imitó a sus hermanos famosos. Alcanzaba tonos bien altos sin esforzarse mucho. Era devoto de la Virgen del Carmen. Papi murió en el 1968 de muerte natural.”

Casildo Morales Ramos falleció en Octubre de 1968. Sus restos descansan en el Cementerio Municipal de Guaynabo.

Por: Iris Morales Pizarro (moralesi@prtc.net) &
Mirta Morales Pizarro (moralesmirta09@yahoo.com)

Fecha: 12 de agosto de 2010

Agradecemos a Héctor Manuel Morales Serrano, Alfredo (Efre) Morales Serrano y a Doña Gladys Sanabria por los datos ofrecidos para completar esta biografía de nuestro querido Tío Casito. Iris y Mirta
Su último matrimonio fue con Victoria Guzmán. Durante ese vínculo nacieron cuatro (4) hijos. Sus nombres son Roberto, Rafael (QPD), David y Yolanda.


martes, 2 de marzo de 2010

ISABEL MORALES RAMOS

Isabel fue la única niña procreada por el matrimonio Morales Ramos. Nació en el Barrio Bairoa de Caguas, Puerto Rico.

Aprendió el arte de la trova e improvisación de su madre, Leonarda, igual que sus hermanos.

Doña Leonarda e Isabel adiestraron a Ramito y lo ayudaron para que incursionara en los espectáculos artísticos.

Isabel estuvo casada y tuvo un hijo de nombre Ramón (QPD).

El legado histórico de esta joven y brillante mujer fue ayudar en la formación de la más famosa trilogía de intérpretes de nuestra música típica puertorriqueña, sus hermanos Flor (Ramito), Juan María (Moralito) y Luis (Luisito).

La única hija de Don Juan Morales Díaz y Doña Leonarda Ramos Lozada murió muy joven. Su muerte fue a consecuencia de un derrame interno y ocurrió mientras la trasladaban al hospital.

Por: Iris Morales Pizarro moralesi@prtc.net y
Mirta Morales Pizarro moralesmirta09@yahoo.com

28 de febrero de 2010

jueves, 18 de febrero de 2010

BRUNO MORALES RAMOS


Sus padres fueron Juan Morales Díaz y Leonarda Ramos Lozada. Nació el 10 de mayo de 1911 en el Barrio Bairoa de Caguas, Puerto Rico.

Estudió en la Escuela Bairoa de Caguas Puerto Rico. Su preparación académica fue hasta Cuarto Grado como muchas personas de ese tiempo. Sus destrezas matemáticas eran excelentes. Su comunicación verbal era correcta con voz suave pero enfática.

Recordaba que durante su niñez en su hogar utilizaban teses de naranjo para alimentarse porque contaban con recursos económicos escasos; situación generalizada en muchos hogares de esa época,

Bruno procreó 10 hijos en su matrimonio con Doña Santa De Jesús (QPD). Sus nombres son Rafaela (QPD) Eduardo (Vice), Tomás, Jorge, Leonarda (Pucha), José Antonio (Pucho), Carmelo, Julia, Antonio (Toño) y Rosario (La Nena).

Posteriormente Bruno, contrajo matrimonio con Rosa Alicia Delgado. Su hija Luisa es producto de ese matrimonio.

Inculcó en sus hijos los principios religiosos que aprendió de su madre Leonarda. Tuvo la dicha de verlos a todos convertidos en ciudadanos trabajadores y responsables. Sus hijos lo recuerdan por sus consejos sabios y por su fortaleza al realizar sus labores. Lo amaron mucho y lo respetaban. Sienten un gran orgullo por su padre. Aún lo admiran por su honradez y rectitud. Todos puntualizaron que fue su gran amigo, su mejor consejero y un padre perfecto.

Trabajó como cortador de caña de azúcar y recogió tabaco durante su juventud para ayudar a sus padres. Vendió garrafones de leche con el empleador Leoncio Velázquez de Caguas, Puerto Rico. Esas tareas las comenzaba a las 2 de la madrugada y continuaban durante todo el día. Fue el conserje la Escuela Jesús T. Piñero en la Comunidad La Barra de Caguas, Puerto Rico durante muchos años. Después se mudó a Guaynabo, Puerto Rico. Fue empleado por el Municipio de Guaynabo en la Oficina de Control Ambiental por 16 años. Allí alcanzó su jubilación por mérito. Luego se mudó al Sector La Barra en su querido pueblo de Caguas.

Aunque le amputaron una pierna y parte un pie después de su jubilación, continuó con sus actividades cotidianas de forma normal. Su esposa recuerda que era Bruno quien les daba ánimo en los momentos de crisis. Ayudado por la prótesis, hacía las cosas con rapidez y ayudaba en las tareas del hogar.

Tenía muy buen humor y disfrutaba las pequeñas travesuras que hacía. Su nuera Sonia, recordó que: “Cuando mi nieto tenía 8 años, Bruno manipulaba la prótesis hasta llevarla encima de la otra pierna y se ponía alfileres; diciéndole que no le dolía. El nene con mucha inocencia me llamaba para tratar de salvar a Bruno de los pinchazos. Cuando yo lo evaluaba le aclaraba que la pierna no era la de verdad, entonces se reían por mucho rato”.

Fue uno de los miembros de la Familia Morales Ramos que entonaba las canciones de trova de manera privada. Le cantaba a su esposa Alicia en su balcón durante las tardes. Ella lo aplaudía efusivamente porque era su única fanática.

Bruno era un admirador ferviente de sus hermanos Ramito, Moralito y Luisito. Disfrutaba al escuchar la música típica que ellos interpretaban, pero su pasión era conducir los Rosarios Cantados, una tradición puertorriqueña muy arraigada a la cultura. Aprendió ese género musical y las técnicas de vocalización de su madre Leonarda. Hacía gala de sus destrezas cuando interpretaba los rosarios melódicamente y de manera espectacular. Eran muchas las personas que lo buscaban porque lo consideraban el más talentoso en ese difícil arte tradicional religioso. Los realizaba como promesa a la Virgen del Carmen, de quien era devoto fiel.

Alicia, su viuda nos dijo que: “El 5 de enero de 1994 Eduardo y José Morales, vecinos del Barrio Navarro de Caguas, le solicitaron que fuese a cantar los Rosarios desde esa noche hasta el amanecer; como era costumbre en la fiesta de los Santos Reyes. Aunque ya Bruno estaba enfermo, aceptó la invitación. Hizo aquellos Rosarios Cantados con mucho fervor y transmitió su entusiasmo a los visitantes. Esa noche lució su voz con mucho esplendor. Creo que fue el mejor Rosario Cantado que escuché y no podíamos sospechar que esa era su última actuación. El 21 de enero, dos semanas después de ese evento tan inolvidable, hubo que hospitalizarlo debido a complicaciones de su enfermedad. Estuvo en el Hospital Auxilio Mutuo de Hato Rey durante dos meses, hasta que emprendió su camino para estar junto al Creador”.

Bruno perdió la batalla contra la enfermedad de diabetes el 13 de marzo de 1994 a los 81 años de edad. Murió rodeado del cariño de sus hijos y de su esposa Alicia. Sus restos descansan en el Cementerio Borinquen Memorial de Caguas, Puerto Rico.

Su viuda expresó que: “Me preparé para ayudarlo a partir, según la voluntad de Dios, pero no me preparé para vivir sin él. Lo recuerdo como un ser humano maravilloso, buen padre y un esposo excelente. ¡Gracias a Dios por tenerlo tantos años y por ser tan felices a su lado!”





Foto obsequio de José Antonio (Toño) Morales De Jesús








Por: Iris Morales Pizarro (moralesi@prtc.net) &
Mirta Morales Pizarro (moralesmirta09@yahoo.com)

Agradecemos a su viuda Alicia, sus hijos Antonio (Toño), José Antonio (Pucho) y esposa Sonia Mojica por ofrecernos los datos para esta biografía de nuestro querido Tío Bruno. Iris & Mirta

Fecha: 17 de febrero de 2010

jueves, 28 de enero de 2010

Redacción Personalizada: Redacción Personalizada



Esta página es un ejemplo de nuestra redacción personalizada.

Creamos un enlace para publicar la historia de nuestra querida Familia Morales Ramos. Esperamos que les guste y nos den la oportunidad de ser un instrumento en el éxito de sus próximas actividades.




martes, 26 de enero de 2010

LAZARO MORALES RAMOS



Lázaro nació el 17 de diciembre de 1918 en Caguas Puerto Rico. Sus padres fueron Juan Morales Díaz y Leonarda Ramos Lozada.

Tuvo seis (6) hermanos: Casildo (Casito), Juan María (Moralito), Bruno, Florencio (Ramito), Isabel y Luis (Luisito).

Estaba casado con Eusebia Pizarro Moreno. Sus hijos son Juan (Titín), Germán, Mirta, Fran (Panchy), Iris, Norma, Héctor (Totin), Minerva, María (Mayi), Magda (Betty) y Lourdes.

Sus nietos son:
Gerardo y María Del Mar
Valmiri (Mirita), Leila y Osvaldo (Junito)
Wanda, Rubén (Kiro), Oscar
Jason
Denison, Harry, Norliz y Kevin
Adrienne, Héctor, Sharon
Lisenia, Janice y Jo-Anna
Javier, Magaly, Edwin Javier y Melody
Michelle, Joel, Héctor Daniel (Danny) y Lady Emily
Loriette, Isabel y Lourdes (Lully)

Trabajó en los cañaverales y en construcción para llevar el sustento de cada día a su hogar. También labró la tierra y cultivó frutos caseros. Alcanzó su pensión por edad del Seguro Social.

Murió a los 79 años, el 26 de marzo de 1998 de muerte súbita en el Hospital San Pablo de Bayamón, Puerto Rico.

RECORDEMOS:
Algunas de sus frases eran:
§ Lo poco agrada y lo mucho enfada.
§ Po’ ahí pa’bajo.
§ ¡Ay, Virgen del Carmen!
§ A las 6 de la tarde cierro el portón y el que no haya venido a visitar hasta esta hora que se vaya pa’l cxxxxo.
§ Yo quiero saber quién me le dio una pedrá a Populá (el perro).
§ Yo no quiero droguistas en casa.
§ Del palo de almendra pa’bajo no pasa.
§ Se fue pa’ Nova Yol (Nueva York) por Isten Eilain (Eastern Air Lines), d’iba pa’ Cuesnerico (Connecticut), pero segurito que llega a Bufalo.
§ Ok, my friend.
§ Clou yur mau (Close your mouth).
§ Soy Lázaro Morales Ramos aquí y donde quiera.
§ Cantaba la frase “amor, amooooooor”.
§ Asina mesmo (Así mismo)

Cuando pedían la mano de sus hijas la mano de sus hijas les advertía a los novios:
§ Le doy tres (3) meses pa’ que se casen.
§ En la semana no los quiero por aquí, porque yo madrugo a trabajar.
§ Los domingos la visita es hasta las siete (7) de la noche.
§ Si te casas con ella recuerda que te doy mujer y no hija, porque aquí yo jamás he “levantau” la mano pa’ ninguna de ellas.

Sentía respeto por los difuntos y no permitía a sus hijos las burlas o chistes sobre ese tema. Aunque recordamos que cuando se enteraba que alguien murió decía:
§ Ese no come más arroz ni habichuela.
§ Pa’ pichón mucho voló.
§ Más arroz sobra.
§ No voy a di’l pa su entierro porque él no va pa’l mio.

Un día en el estacionamiento del Supermercado Plaza notó que un muchacho de mal aspecto lo perseguía. Deteniéndose, lo miró y le gritó: “¿Qué pasa, me vas a asaltar, cantu’e c#xb&n.?” El joven se asustó, giró sobre talones y se fue corriendo.

Otro día mientras jugaba dominó en el negocio de Ayala, unos individuos entraron a asaltar. Los miró, levantó las manos y les dijo “Toy pelau”.

Una mañana subió encima de la casa y cayó de una altura de casi 6 pies. Estuvo en la Sala de Emergencia y durante su convalecencia mantenía la frase: “Ayyyyy cxxo, aay cxxo”. Diagnosticaron contusión en el brazo, costilla rota y hombro dislocado. Aún así se sentaba en su silla, mientras miraba desde su balcón los que subían y bajaban.

Contaba con mucha gracia que Mirta lo llevó al médico por unos mareos y le hicieron unos estudios. Como ya estaba un poco sordo el Dr. Castillo le dijo en tono bien alto: “Don Lázaro, tiene que ponerse un marcapaso. Los mareos son porque su corazón está débil y cuando no llega la sangre al cerebro siente esos mareos, pero por si no me entiende le quiero explicar esto… Si usted no se hace esa operación, sabe que crrrrrash”, mientras se pasaba el dedo por debajo del cuello, como si se lo cortaran. Enseguida le contestó: “Sí, doctor. Opéreme”.

Recordaba que la operación fue un Viernes Santo y que antes de entrar a la Sala de Operaciones persignándose, se encomendó a Dios. Cuando despertó de la anestesia decía: “Al lado de mi cama estaba una de mis hijas llorando y le pregunté ¿Mi’ja porqué tu lloras, si yo no me he muerto todavía?” Dijo en su pensamiento: “Si la veo es porque no me morí” y poco a poco miró el resto del cuarto.

Una de sus nueras llegó con un recorte nuevo sintiéndose glamorosa con su peinado nuevo. Tan pronto la vio le dijo: “Adiós, pero si la recortaron como la gallina bola del Compay Sené”.

Un chiste que hacía: “Cuando yo trabajaba con Pepe Berríos al lado del Manicomio, ya era la hora de d’ilme y vi unos locos que estaban jugando pelota. Seguí caminando porque les tengo un poco de miedo, pero con el rabo del ojo, vi que un loco se me esmandó detrás. Me dije: Mmmm. ¿Patitas, pa’ que las quiero? Eché a correr, pero si rápido yo corría, más rápido corría el condenaú loco y como ellos nunca se cansan… Ya me faltaba el aire y me rendí. Me tiré al suelo pensando, éste me va a matar. El loco cuando me vio en el piso, levantó la bola que tenía en la mano, me tocó y me gritó “Out”. Se fue otra vez por donde vino y a mí me volvió el alma al cuerpo”.

Era fanático de los juegos de pelota. Su equipo favorito era el de los Criollos de Caguas y los Yanquees de New York. Reconocía los peloteros, el equipo que pertenecían, la posición que jugaban y sus nombres de las ligas locales y de grandes ligas.

Su pasatiempo favorito era jugar dominó. Hasta dormido hablaba como si estuviera jugando. Mencionaba a Ayala, Compay Suncho. La Mimosa, entre otros. Le disgustaba perder las partidas de dominó y cuando perdía se iba del sitio con cualquier excusa para su casa, pero cuando ganaba el juego… gozaba.

Dominaba muy bien las matemáticas. Sumaba y restaba con gran facilidad a pesar que solo estudió hasta sexto grado.

Siempre que pasaba por la Carretera #1, frente a Bairoa de Caguas veía la escuela y repetía: "Ahí estudié yo. Venía con Bruno desde aquella vega que está allá abajo, nos tirábamos a pie y descalzos”.

Su atuendo común era pantalón largo y guayabera. Gustaba de usar sombrero, boina o gorra como podemos observar en la mayoría de las fotos.

Su bebida favorita era el whiskey y su programa de televisión era “La Comay” con Kobo Santarrosa.

Sentía gran orgullo por la música típica que interpretaban sus hermanos Ramito, Moralito y Luisito. Entonaba muy bien algunas canciones en su casa.

Viajó varias veces a New York de vacaciones. Compartió y disfrutó con sus hijos Norma y Héctor.


También visitó en Orlando a su hija Panchy. Durante su último viaje, enseñó a sus nietos Kiro y Oscar a jugar dominó. Le enseñó la clave “dale pajarito”, que debían decir para que tiraran la ficha que deseaba.

Recordaba con placer que durante ese viaje a Orlando los hermanos Fuentes Rodríguez a quienes los nombraba como el Compay Israel y Compay Tati lo llevaron a St. Agustine y a Disney. Le pagaron todo y le hicieron pasar momentos felices e inolvidables. Recreó este viaje hasta sus últimos días en el hospital.

Una anécdota que contaba. Yo era jovencito. Estaba cayendo la noche y con un amigo velábamos a Benicio López mientras sacaba ron cañita. Me dijo si quería probarlo y me di un jiguillazo. Oí cuando me preguntaron si esta bueno y contesté: “Claro, si es de los primeros chorros. ¿Quieres probarlo también?” Cuando miré a ver quién me hablaba me di cuenta que era un oficial de la policía. Me arrestó, y me metieron preso por unos días. Fue la única vez en mi vida que tuve problemas con la Justicia. No volví más nunca ni a sacar ron, ni a velar a nadie mientras lo sacara, pero si me daba mi palito cuando alguien me lo ofrecía.

Cuando interrumpían la energía eléctrica por alguna avería llamaba a la Compañía, contestándole la grabadora, a la que insultaba pidiéndole que le pusiera a su jefe.

Si la factura del servicio de agua le llegaba con cargo estimado decía: “Este charlatán no leyó el contador por estar pensando en la droga, lo voy a velar el mes que viene y lo voy a reportar al supervisor”.

Llamaba a los familiares por teléfono y al momento le decía: “Toma Cheva, aquí está fulano que quiere hablar contigo”.

Le gustaba ir a la casa de su hija Mirta porque le daba buen café. Esta le preguntaba: “¿Papi, quieres café?” Siempre le contestaba: “Claro, un dron”.

Durante los veranos disfrutaba del turismo interno en los “campings” organizados por sus hijas, pero la condición para ir era que sus sobrinos políticos Librada y Milito estuvieran. Decía: “Si Milito va, Cheva y yo vamos, pero si él no va mejor me quedo en casa.” Estuvo en los campings de “Seven Seas” en Fajardo, Playa de Luquillo y Playa de Añasco, pero el más apreciado para él fue el de Mar Chiquita en la Casa de Doña Fela. Ese fin de semana lo disfrutó mucho e hizo reir con sus chistes al grupo familiar. Recordaba que en esa playa encontró una señora muy conversadora y chistosa pero que era “tan y tan fea que parecía hecha con pedacitos de sapo concho”.



Otra anécdota de sus años de anciano. Encontró un viejo amigo en la plaza de mercado. Debido a que ya no escuchaba bien éste fue el diálogo:
-¡Eh! Hola, Lázaro. ¿Cómo estás?
-Olé, olé, olé. Yo lo más bien. ¿Y tú?
-Chico, me asaltaron. Me golpearon, estuve en el hospital bien malo, No me aseguraban, pero ya ves aquí estoy aunque chavao todavía camino.
-¡Ah! Vaya, vaya, vaya. Qué bueno, me alegro, me alegro. Nos vemos, nos vemos.

Recordamos que cuando pasaba la guagua de mantecados para que se detuviera y poder comprarle decía: “Párate ahí, cxxxxn”.

Fue a la celebración del quinceañero de su nieta Lisenia. Bailó con su esposa, con todas sus hijas y con su querendona; la homenajeada.

Tuvo varias pérdidas de familiares y amistades, pero por el único que lloró fue por su amigo Pepe Berríos.

Sentía terror por los alacranes y si alguien decía que encontró uno; prefería irse del lugar.

Leyó sin espejuelos hasta sus últimos días. Gustaba leer el periódico El Vocero.

Fue el único de los hermanos Morales Ramos que tuvo un solo matrimonio y también fue el único que no procreó hijos extramaritales.

Estaba muy orgulloso de sus hijos porque todos son trabajadores, son buenos seres humanos, sin vicios de drogas, todos estudiaron y se ganan la vida honradamente.




Todos los domingos asistía fielmente a nuestra reunión familiar en casa acompañado de Mami. Durante sus últimos 2 meses de vida, decidió no venir, pero permitía que Mami sí se reuniese y le llevara “un poquito” de comida. Ahora reflexiono, que nos preparó para su ausencia.



Dios le concedió la bendición de criar su familia unida, disfrutarla por muchos años y ver a sus hijos convertidos en ciudadanos de provecho.

Por Iris Morales Pizarro (moralesi@prtc.net)
12 de agosto de 2005


EL MENSAJE DE MI PADRE

En un día muy nublado,
inundado de dolor
me llené yo de valor
pensando tener derecho.
Con mi dolor en el pecho
Le pregunté a mi Señor.
¿Por qué, Señor, por qué,
me arrebatas a mi padre
hiriendo así a mi madre
y dejándome maltrecho?

Una luz de un brillo hermoso
en mi rostro se posaba
sólo a mí me alumbraba
y me llenaba de reposo.

El Señor con gran ternura
sus razones me dictó
y mi corazón libró
de todita mi amargura.

Esto dijo mi Señor:
"Solo yo soy la luz y el camino;
hoy tu padre está conmigo
reposando en mi regazo.

El te envía a ti su abrazo
y te pide que seas fuerte
porque yo le di la suerte
de venir a mi llamado.

A Lázaro, mi hijo amado,
hace tiempo lo esperaba,
aunque yo lo había llamado
y dispuesto se encontraba.

Me pidió que lo prestara
por más tiempo con los suyos
pues tenía unos capullos
que quería ver crecer.

Como yo tengo el poder
de llamar o dar dispensa
le concedí la recompensa
por haberme sido fiel.

A sus hijos vi crecer
y reconocer mi grandeza
y aunque cause gran tristeza
me lo tengo que traer.

No se aflijan hijos míos;
porque hoy traje a su padre.
Ahora escuchen mi mensaje
que es de paz y es de amor.

Mi Lázaro escucha al ruiseñor
como nunca había escuchado,
su dolor he desterrado
de su alma que es ya mía.

El les pide todavía
con gran amor y humildad;
que recen por la humanidad,
por María y por mi Padre.

Y que siempre se consagre
mi Iglesia y su Guía
porque yo haré muy mía
la salud de vuestra madre.

En memoria de Lázaro Morales Ramos 26 de marzo de 1998 por Luis E. Romero.

lunes, 25 de enero de 2010

LUIS MORALES RAMOS "Luisito"

LUIS MORALES RAMOS
“LUISITO, EL MONTAÑERO”



Luis Morales Ramos de su inspiración: A mis Hijas que Volvieron dedicada a Olguita Morales y Carmen Delia Morales 
https://youtu.be/t9vdFbBKxJo

Nació en el barrio Bairoa de Caguas, Puerto Rico el día 20 de junio de 1928. Es el menor de siete hijos que procreó el matrimonio de Juan Morales Díaz y Leonarda Ramos Lozada. Aunque se mencionan trece hijos, seis eran “de crianza” y eran sobrinos o ahijados del matrimonio.

En esta familia se vivía el amor a Dios, a los valores patrios y a la música campesina.

El arte de cantar improvisado, heredado de los abuelos y padres de “Luis”, había culminado en “Ramito” y “Moralito”, dos hermanos mayores. Estos habían incursionado como intérpretes y compositores de la trova. Rodeado de este ambiente musical fue creciendo. Fue despertando su inclinación artística desde muy niño, arraigándose en él, cada día más, el amor a su tierra, a su patria y su arte.

Siempre soñó con seguir el camino que habían comenzado sus hermanos. Ellos dos fueron y son su inspiración.

Luis dice que comenzó a cantar como a los 15 años de edad. Lo presentaron en el programa “Tribuna del Arte” de don Rafael Quiñones Vidal. Se graduó y ganó la medalla de honor. Aún la conserva entre sus tesoros como uno de sus primeros galardones. Don Rafael lo bautizó como “El Montañero”.

Junto a sus hermanos continuó desarrollándose. Se presentó en programas radiales como el recordado “Industrias Nativas”, en emisoras radiales como WIAC, en programas televisados y en espectáculos alrededor de la isla.



LUIS MORALES RAMOS “El Montañero” en WIAC AM

FOTO DEL ALBUM DE RECUERDOS DE SU HERMANO LAZARO MORALES RAMOS (QPD)



Se proyectó internacionalmente llevando su voz y su arte a diferentes lugares. Visitó varios estados y ciudades de Norteamérica: New York, Connecticut, Indiana, Washington, California, Florida, Filadelfia, Chicago, Boston y Cleveland. Visitó Hawaii y Panamá. En todos estos lugares ha representado con honor y orgullo nuestra cultura de tierra adentro.

Junto a sus hermanos se presentó en el Teatro Puerto Rico y en el “Madison Square Garden” alcanzando gran éxito y renombre.

Dios le ha dotado de una voz excepcional, fuerte y clara que le sale de los más profundo de su ser. Al escucharlo, no se puede confundir con la de sus hermanos. En una ocasión Myrta Silva lo llamó “el tenor de los Morales” por la calidad interpretativa y los tonos que puede alcanzar.

“El Montañero” es un excelente improvisador. Posee un caudal de inspiración que le permite escribir sobre variados temas. Ha cantado a su tierra, a su patria, a la mujer, al amor, a las tradiciones como Navidad y los Santos Reyes…

Como fiel creyente de profundas raíces cristianas, le ha dedicado temas a Nuestro Señor Jesucristo como son “Jesús Nazareno y Divino Maestro”. También, le canta a la Virgen María, de quien es devoto. Hace poco rechazó un contrato para actuar fuera de Puerto Rico porque estipulaba que no cantara décimas inspiradas en la Virgen María.

“Luisito” ha grabado 67 discos de larga duración en los cerca de 60 años dedicados a la música típica. La mayoría de éstos contienen composiciones de su propia inspiración.

De los “Tres Morales” es el único que toca guitarra, lo que le permite musicalizar sus composiciones. En alguna ocasión ayudó a sus hermanos en la terminación de algunos números.

Entre sus contribuciones a la música típica se destaca la creación de 11 géneros:
1. Aguinaldo Lamento
2. Aguinaldo Patrullero (el de las trullas)
3. Aguinaldo Clásico
4. Seis Joropo
5. Seis Sicopado (el compás lo hace uno)
6. Seis Gaucho
7. Seis Huasteco (con un toque mejicano)
8. Seis Sentimental
9. Seis Chacarero
10. Seis Pampero
11. Seis Habanero

Como compositor ha impactado otros intérpretes y géneros.

Algunos que han grabado sus temas son:

1. Willie Colón canta La Cultura de mi Pueblo y Las Cadenas
2. Lucecita Benítez interpreta Divino Maestro y Las Cadenas
3. Pellín Rodríguez con el Gran Combo popularizó La Cabeza del Lechón
4. Andrés Jiménez “El Jíbaro” grabó La Paloma que tanto se canta en Navidad






Luis Morales “El Montañero”
Durante los actos Fúnebres de su hermano “Ramito”

Foto del álbum de recuerdos de la Familia Morales Pizarro


La súbita muerte de “Ramito” fue un momento muy doloroso en su vida. Lo ha superado refugiándose en el amor de Dios Padre, donde ha encontrado consuelo y resignación.



Luis Morales Ramos “El Montañero” durante el sepelio de “Ramito” en el Cementerio de Salinas en un aparte con su hermano, Don Lázaro y esposa.

Foto del álbum de recuerdos de la Familia Morales Pizarro


Su álbum “Homenaje Póstumo” le rinde tributo a quiénes han sido su mayor inspiración: “Ramito” y “Moralito”, sus inolvidables hermanos. En él expresa su más hondo sentimiento:

Sé que mi hermano murió
Y después siguió Ramito,
Y yo su hermano Luisito
Solo en la lucha quedó.
Sé que el Señor me dejó
Cantando por su valía
Están en la lejanía
En el valle y en la sierra,
Pero al dejar esta tierra
Su silla quedó vacía.

Adiós Hermano - Luis Morales Ramos

Ellos le cantaron
A la tierra adentro
Y en su propio centro
Recuerdos dejaron.
Luego se marcharon
En triste agonía
Y en la tumba fría
Sus restos guardaron;
Pero se quedaron
En el alma mía.

A mis Hermanos – Luis Morales Ramos

Éramos tres ruiseñores
Cantándole a la arboleda
Se fueron dos y solo queda
El recuerdo a sus valores.
Le cantamos a las flores
Por su bonito color.
Dimos al país valor,
Cosa que se agradeció.
Y de los tres quedo yo,
El ultimo ruiseñor.

El Ultimo Ruiseñor– Luis Morales Ramos

Aunque Luisito vive de su arte, hubo un tiempo que trabajó como guardia de seguridad y en el Programa de Vivienda, Sección de Archivo.

En su vida sentimental amorosa procreó 12 hijos que hasta la fecha le han regalado 35 nietos. Se ha casado 2 veces. Su compañera desde hace 31 años es la Sra. Clara Cotto con quien no ha procreado hijos.

Actualmente se encuentra activo en su vida profesional. Continúa viajando a los Estados Unidos donde se le solicita anualmente.


Luis Morales Ramos “El Montañero”
Inauguración “El Barril de Lolo” 8/21/1993
Guaynabo, Puerto Rico

Foto cortesía de la Familia Morales Pizarro





Hace presentaciones en diferentes pueblos de la Isla.

Participa en el programa “Cantares de mi Tierra” transmitido por W V J P de Caguas, Puerto Rico todas las semanas.

Continúa creando con entusiasmo y con la madurez de la experiencia adquirida.

“El Montañero” continuará trabajando y luchando para que la música de tierra adentro no desaparezca y para que ocupe el lugar que le corresponde en la cultura puertorriqueña. Seguirá siendo Trovador hasta que su Divino Maestro se lo permita.

Vamos a darnos la mano
Sin que la ley se quebrante
Para sacar adelante
Nuestro cantar borincano.
Mi lucha no ha sido en vano.
Aquí mismo lo demuestro.
Dejemos en el secuestro
A la música satírica,
Que yo sigo en forma lírica
Defendiendo lo que es nuestro

Luis Morales Ramos






Luis Morales Ramos “El Montañero”
Foto del álbum de recuerdos de la Familia Morales Pizarro




Certifico que los datos antes mencionados son correctos:

Original firmado por: Luis Morales Ramos
“Luisito El Montañero”

Por: Mirta Morales Pizarro, Sobrina
Fuentes: Entrevista con “El Montañero”, Familiares, Reportajes Periódico El Nuevo Día, Departamento Desarrollo Cultural, Municipio de Caguas
Agosto 2003

Copyright © 2003 Luis Morales Ramos. Derechos reservados. Se prohíbe la publicación y reproducción electrónica y fotocopia de esta biografía, sin la autorización escrita de “El Montañero”.


CONCLUSIÓN DE LA BIOGRAFÍA DE LUIS MORALES RAMOS
“EL MONTAÑERO”
2003-2009

El día 29 de junio de 2003, familiares y amigos de Don Luis Morales Ramos, le obsequiaron con una fiesta sorpresa celebrando sus 75 años. Fue una actividad muy significativa para él, en la cual disfrutó en grande.


Celebración 75 años de
LUIS MORALES RAMOS “El Montañero” con DOÑA CLARA COTTO

Foto del álbum de recuerdos de la Familia Morales Pizarro




Nos comentó: “Estoy sorprendido. Yo no sabía que me querían tanto”. Y en tono jocoso añadió: “Quiero que me lo celebren otra vez. Así hacen muchos Alcaldes, celebran el cumpleaños varias veces corridas y nadie les añade años”.

Aunque la próxima celebración tardó hasta cumplir sus 80 años, el resto de su vida fue un verdadero festejo de logros en el orden artístico así como en el personal.

Ese mismo año 2003 participó en la grabación del disco compacto (CD) “De Parranda en la Cuesta del Río”, respondiendo a la invitación del Alcalde de Guaynabo, Puerto Rico, Honorable Héctor O’Neill García. Esta producción es de la Corporación para el Desarrollo de las Bellas Artes de este Municipio. Se distribuye anualmente para el disfrute de los ciudadanos en la época navideña. Don Luis escribió e interpretó el aguinaldo cagüeño “Edén de Honor y Cultura”. Lo peculiar de esta participación es que fue la primera y única experiencia en su trayectoria artística acompañado por una orquesta; en este caso la Orquesta Concierto. Así le cantó a Guaynabo:

Borinquen querida
que larga es tu historia.
Tú estás en la gloria
por toda la vida.
Tierra bendecida
del llano a la altura;
Guaynabo figura
por tiempo completo;
pueblo de respeto
de Honor y Cultura.

Canté en Quebradillas
Añasco, Rincón,
San Juan, Bayamón
Mi canción sencilla.
Canté en Aguadilla
Tierra de agua pura;
Y se me asegura
que en todo batey
Guaynabo es la Ley
de Honor y Cultura.

Otro pueblo que disfrutó de su calidad artística fue Maricao, Puerto Rico El Alcalde, Honorable Gilberto Pérez Valentín lo invitó a participar del “Festival del Acabe del Café”. Debido al éxito alcanzado y el lustre que le dio al festival asistió dos años consecutivos: 2003 y 2004.

Décimas Canto Maricao
Décimas de una Leyenda Taina
Para mí fue un gran honor
a Maricao visitar.
Y encontré en ese lugar
un ambiente acogedor.
Este fue admirado por
Muñoz Rivera y Betances.
Y a mí si me dan un chance
una casita allí amueblo
Y me voy para ese pueblo
De leyenda y de romance.

Una taína muy sola
en una forma especial
adoraba a un oficial
de la milicia española.
Este oficial que se enrola
por la patria y por su causa
cuando hacía alguna pausa
visitaba a la mujer.
Y ahora sí, vamos a ver
como la mujer se encausa.

Un logro alcanzado en el 2007 fue poder cantar en su ciudad natal en el cierre de los actos inaugurales del “Jardín Botánico y Cultural de Caguas”. Estuvo acompañando del Grupo Cuerdas del Coquí, junto a otros Trovadores.

Además de estas participaciones, Don Luis cumplía sus compromisos fijos responsablemente:

· Se mantuvo cantando semanalmente por más de diez años en el programa “Cantares de mi Tierra”, transmitido a través de la emisora radial W V J P de Caguas, Puerto Rico producido por el Sr. José “Chito” Puig (QPD).
· Cuando murió Don José, “El Montañero” comenzó a presentarse todos los domingos en la Plaza del Mercado de Caguas, en el programa “Puerto Rico Canta y Crece“, producido y dirigido por su amigo trovador Luis Echeverri. Así lo hizo como artista atracción por un año aproximadamente; hasta que enfermó. En este programa fue su última presentación en vivo.
· Su presencia en la actividad “Christmas in July” era muy esperada. Tradicionalmente se celebra en el pueblo de Juana Díaz cerca del 25 de julio cada año. Asistió por más de 20 años consecutivos.

Luis Morales Ramos con el Conjunto Casima

Ultima presentación Festival “Christmas in July” en Juana Díaz, Puerto Rico

Foto propiedad de Carmen Delia Morales Serrano


· Fue el invitado especial por más de 25 años a la fiesta familiar del Sr. Ferdinand García, para la época de Navidad. En sus inicios se celebraba en el pueblo de Las Piedras, Puerto Rico y Don Luis acompañaba a su hermano “Moralito”. Cuando éste falleció en el 1988, asumió ese compromiso. Actualmente el señor García reside en San Lorenzo, Puerto Rico, pero la fiesta continúa celebrándola ininterrumpidamente. El señor García y Don Luis desarrollaron una amistad entrañable y duradera.
· “El Montañero” siempre dijo presente en el “Festival Típico Cagüeño Ramito ¡Vive!” que desde el año 2001 organiza y produce el Sr. Juan Carlos Merced, “Bravea”, en homenaje de recordación al mayor de la “Trilogía Morales Ramos”. En éste se dan cita afamados trovadores y amantes de la música típica puertorriqueña. Cada año se le dedica a un intérprete que haya contribuido al folklore puertorriqueño.

Don Luis tuvo la satisfacción de presentar a su hija Raquel en el festival del año 2003. Ėl mismo la preparó y con orgullo disfrutó de su debut como Trovadora.

· “El Montañero” guardaba mucho aprecio a las tradiciones, especialmente a la Fiesta de Navidad y de los Reyes Magos. Estas le sirvieron de inspiración en muchos temas de su repertorio.


Luis Morales Ramos “El Montañero”
con el Conjunto Casima en Las Piedras Puerto Rico 12/28/2008

Foto propiedad de Olga I. Morales Serrano





Narraba con nostalgia como él preparaba su cajita con yerba y la colocaba debajo de la cama de sus padres. Se acostaba tempranito para esperar la llegada de los Santos Reyes con mucho candor. Decía: “En aquella época, solo encontraba dos chavos prietos y bombones, pero lo disfrutaba con mucha alegría”.

Esta fiesta continuó teniendo un gran valor y significado a través de toda su vida. Por eso la del año 2007 fue una tan especial para él. Según sus propias palabras: “Recibí el mejor regalo de Reyes de toda mi vida al reencontrarme con mis dos hijas, Carmen Delia y Olga Iris, con quiénes había perdido contacto desde que ambas eran niñas.” Así lo expresó cantando:

Carmen Delia, la mayor
dejó este terruño chico.
Pero en Cupey, Puerto Rico
vive Olga, la menor.
Gracias Padre Redentor
porque me reconocieron;
ningún argumento hicieron
de aquel tiempo del pasado;
y eso fue lo más sagrado
que los Reyes me trajeron.

Eran menores de edad
cuando se fueron de aquí.
Y hoy al verlas frente a mí
me causa felicidad,
fe, esperanza y caridad;
las fuerzas me devolvieron.
Cuando mis ojos las vieron,
un poquito así, y lloro.
Y ese fue el mejor tesoro
que los Reyes me trajeron.

Este acontecimiento causó un gran impacto en los últimos años de su vida. Encontró en ellas mucho cariño y pudo corresponderles igualmente. Ellas, con sus atenciones y mimos lo hicieron sentir muy feliz.

En ese intercambio de amor acumulado, también compartió su experiencia y conocimientos artísticos. Se convirtió en su Maestro de la Trova, el arte que él dominaba a la perfección. Presentó a Olga con orgullo, a su público. Fue un día grande para Don Luis al ver un segundo retoño suyo iniciarse en su mismo sendero artístico.

Descubrimos que “El Montañero” gustaba de escribir cartas poéticas a personas muy queridas para él. Aquí una muestra:

A Norma Morales López-2001
Sobrina Norma quisiera
que al recibir la presente,
que el Señor Omnipotente
te cuide por dondequiera.
A la familia entera
con amor la recordamos.
Y a Eusebia la contemplamos
a las puertas del bohío.
Hoy te saluda tu tío
Luisito Morales Ramos.

A Carmen Morales Osorio-2002
Yo quise hablarte de aquella
madre que tuve y perdí;
Ya que eres para mí
el vivo retrato de ella.
Mi madre, mi linda estrella
la llamó Dios a una cita.
Buen respaldo me acredita
tu fiel colaboración;
Aunque vive en Bayamón
mi sobrina favorita.

A sus hijas Carmen Delia y Olga Iris-2008
Señores esta es la historia
de Olga, Carmen y Luis
que aún siendo del país
perdieron su trayectoria.
Hoy recuerdo en mi memoria
el tiempo que en mí hace mella,
fruto de aquella doncella
que hoy llenan mi existir,
para ayudarme a vivir
están siguiendo mi huella.

La excelencia en el arte de Luis Morales Ramos, “El Montañero”, lo llevó a viajar fuera de su querida isla. De esta forma continuó paseando la música típica para deleitar al mundo.

Visitó Boston, Indiana, Chicago, New Jersey, California y varias ciudades de Massachusetts. Se presentó en el Madison Square Garden en New York. En Florida cantó en Orlando y Kissimmee. Como anécdota nos contó que fue tan grande el éxito alcanzado en Orlando que se le agotaron los discos compactos; se le cansó la mano de firmar autógrafos y se sintió como el astro boricua “Ricky Martin” cuando miraba la larga fila para saludarlo

En todos estos lugares supo entregar su talento, y representar su amada patria con calidad y gran distinción. Por esta razón, muchas veces le reclamaban volver al siguiente año.

Como dato curioso, mientras disfrutaba de unas merecidas vacaciones en Orlando, hizo contacto con Don Efraín Benítez, Productor y antiguo amigo. Este lo contrató para su espectáculo en calidad de artista invitado. Don Luis ofreció un concierto de ocho temas y una improvisación con otros dos trovadores. Este fue el único concierto realizado en toda su trayectoria. Se realizó en Kissimmee el 15 de marzo del 2009, en las postrimerías de su vida. Le acompañó el grupo “Efraín Jataca y los Típicos del Caribe”.

Don Luis recibió reconocimientos y galardones en su ciudad natal, Caguas, por su contribución a la música típica puertorriqueña:

§ Four Points by Sheraton Caguas Real Hotel & Casino
Una escultura de don Luis Morales Ramos con su guitarra, erigida en el Casino de la hospedería. Su base es giratoria.
§ La Casa del Trovador Luis Miranda, “Pico de Oro”
Tiene un espacio dedicado a Don Luis, “El Montañero”. Se exhiben piezas de su peculiar atuendo jíbaro y una selección de su obra lírica.
§ Festival Típico Criollo
Celebrado el 3 y 4 de Junio de 2006. El Honorable William Miranda Marín, Alcalde, le hizo un reconocimiento a su trayectoria como representante de la música típica. Le dedicó las festividades por su contribución al acervo cultural autóctono.
§ Homenaje a Cagüeños Distinguidos
Ofrecido por el Alcalde, Honorable William Miranda Marín, a los “Tres Morales”: “Ramito”, “Moralito” y “Luisito” en Julio del 2007. Se reconoce la gesta artística, su contribución a la música de tierra adentro y el haberla llevado alrededor del mundo. Recibido por Luisito, “El Montañero”, único sobreviviente de esta famosa trilogía.

Su entrega y dedicación al arte musical autóctono fue reconocido fuera de nuestro entorno isleño. “El Jolgorio Navideño” y su programa educativo comunitario “Proyecto del Cuatro”, en su actividad de diciembre del 2008, celebrada en el “Massachusetts Exhibition Center” de Boston, le rindió homenaje otorgándole el premio “Lifetime Achievement”. Don Luis mereció este reconocimiento por haber permanecido más de cincuenta (50) años cantando y aportando con su arte al desarrollo de la música típica puertorriqueña.

Desde sus inicios, los Tres Morales se trazaron la meta de mantener la música típica viva y palpitante Por eso apadrinaban a los que demostraban interés y talento. Fueron mentores en los inicios de Odilio González, “El Jibarito de Lares”, José Miguel Class “El Gallito de Manati”, y Ángel Lugo “El Cieguito de Ciales” también conocido como “El Turpial de Ciales”, entre otros.

Un discípulo de Don Luis es Juan Carlos Merced, “Bravea”. Además de intérprete es un destacado productor de espectáculos y un maestro de ceremonias. “El Montañero” y “Mr. Bravea” grabaron el trabajo discográfico “Un Maestro y un Discípulo, Juntos por Primera Vez”, (Producciones Albacaná; año 2000).

Entre las damas que compartieron tarima con Don Luis se destacan: Nereida Maldonado; Luz Celenia Tirado, “La Jíbara de Las Lomas”; Priscilla Flores, “La Alondra de San Lorenzo”; Ernestina Reyes, “La Calandria” Irma Rodríguez Rivera "La Jíbara de Salinas" y María Esther Acevedo, “La Jíbara de Salón”.

“El Montañero” fue muy productivo y muy ingenioso en su carrera profesional que se extendió desde el 1940 (a la edad de 12 años) hasta el 2009.

Como contribución a la música, se le acredita la creación de varios estilos de aguinaldo (Clásico, Patrullero, Quinto al Aire, Lamento, Bayamonés…) y de por lo menos nueve (9) estilos del Seis (Joropo, Sicopado, Gaucho, Huasteco, Sentimental, Chacarera, Habanero, Pampero…). En adición, incursionó escribiendo y cantando otros géneros como Boleros, Plenas, Guarachas, y en su música inédita se encontraron algunas Rancheras.

Estas estrofas fueron cantadas por Luisito Morales en su primera presentación en la farándula en 1940, en el programa “Melodías Criollas” en San Juan, Puerto Rico. La letra es original de su hermano “Moralito” y lo acompañó el cuatrista Ladislao Martínez Otero, conocido como “Maestro Ladí”.
Lo ausente que está de mí
la dueña de mi tormento,.
y no hay un pájaro lento
que me diga “yo la vi”.
Hoy el que pasa por mí
no sabe de mi alegría;
porque en mi horrible porfía
no duermo un sueño cabal
tan solo en considerar
qué hará la jíbara mía.

Vivo en ti mi amor pensando
desde que te conocí.
Si no hay gusto para mí;
paso las horas llorando.
Porque me estoy recordando
de nuestro amor puro y fino;
Y como triste peregrino
vivo mis tristes enojos,
Y se me cierran los ojos
al mirar para el camino.

El acervo profesional de “El Montañero” cuenta con más de 66 grabaciones entre LP’S (Long Playings ), “Cassettes” y CD’S (Discos compactos). Su última grabación es “La Décima de Espinel: La Trova de Puerto Rico”, un documental dedicado a la Décima de Espinel producido por el Sr. David Morales y el “Proyecto del Cuatro Puertorriqueño”; grabado por MJ Records, 2008. Comparte honores con Luz Celenia Tirado, “La Jíbara de las Lomas”; Isidro Fernández, “El Colorao de Aguas Buenas” y José Ortiz, “El Pollo de Naranjito”. Son cuatro grandes exponentes de la décima pura.

Don Luis perteneció a ACEMLA (Asociación de Compositores y Escritores de Música Latino Americana) por más de 15 años. Grabó para la casa Ansonia, Artillería, Rumba Records, ALADH, Producciones de Alegrías Borinqueñas, Alfred Productions, Producciones Albacaná y otros.

En pleno éxito y cuando más feliz se sentía, la enfermedad tocó a sus puertas. Un fallo cardiaco lo llevó al Hospital de Caguas en marzo del 2009. Luego fue trasladado al Hospital Cardiovascular de Río Piedras, Puerto Rico, donde fue intervenido quirúrgicamente.

Mientras se encontraba convaleciendo en el hospital, rodeado del cariño de familiares y amigos, Dios le permitió disfrutar en forma audiovisual del debut en público de su hija mayor Carmen Delia y de su hijo menor Juan Luis. Lleno de satisfacción exclamó: “Ahora estoy seguro que mi música no morirá. Mi voz y mi amor a lo nuestro continuará en ustedes”; refiriéndose a sus hijas e hijo.
El día 15 de junio de 2009, después de contemplar el amanecer que tanto le inspiró en sus versos, falleció de problemas cardio-respiratorios.

El mundo de la trova perdió al último de la “Trilogía Morales Ramos”. Dejó un gran vacío entre sus compañeros, familiares y amigos.  Fue despedido por su pueblo entre trovas y oraciones con gran tristeza, pero a la vez con gran admiración.
8/21/1993 Clara Cotto y Luis Morales Ramos “El Montañero”
Inauguración “El Barril de Lolo” en Guaynabo, Puerto Rico

Foto del álbum de recuerdos de la Familia Morales Pizarro


Nos dice Doña Clara Cotto, su fiel y enamorada compañera por 38 años: “Estuve a su lado en los mejores momentos y más aún en su delicada enfermedad. Quisiera que lo recordaran como una persona buena y cariñosa. Para mí fue muy querido y ambos compartimos todo, siempre juntos. Cuando recogí su último suspiro entre mis brazos, se lo entregué a Dios. Sé que allá en el cielo estaremos juntos de nuevo. Ahora queda su obra para que sus hijos, hijas y discípulos hagan realidad su sueño que era ver la música típica inmortalizada.”

Sus restos descansan en el Cementerio Monte Calvario de Caguas, Puerto Rico su ciudad natal, como siempre fue su deseo. El sepelio se efectuó el día 19 de junio de 2009, un día antes de cumplir sus 81 años.

¡Qué viva por siempre nuestro Arte Criollo!
¡Gracias, Don Luis, por su valiosa aportación!


Preparado por: Mirta Morales Pizarro (moralesmirta09@yahoo.com) &
Colaboración de: Iris Morales Pizarro (moralesi@prtc.net)
Fecha: 3 de octubre de 2009

[1] Por: Mirta I. Morales Pizarro, Sobrina
Derechos reservados. Se prohíbe la publicación y reproducción electrónica y fotocopia de esta biografía, sin la autorización de su autora.